Farmacos y toxinas ambientales que afectan la glándula tiroides.

Litio.

El litio se utiliza para el tratamiento de trastornos maníaco-depresivos. Cuando se utiliza en dosis altas actúa como bociogeno bloqueando la secreción de hormonas tiroideas. Aproximadamente 50% de los pacientes tratados con litio presentan bocio. Este fármaco también puede desencadenar tiroiditis indolora o enfermedad de Graves. 

Interferon alfa.

Este medicamento puede inducir procesos autoinmunes que resulten en hipotiroidismo o enfermedad de Graves. También puede provocar una tiroiditis destructiva. Los factores de riesgo asociados con disfuncion tiroidea son presencia de anticuerpos antiperoxidasa tiroidea, genero femenino y duración del tratamiento con interferon.

Toxinas ambientales.

Bisfenol A- es utilizado en plásticos y resinas de recipientes alimenticios. También se ha utilizado en la industria dental como sellador. Actúa antagonizado la activación del receptor de T3 en animales causando una especie de síndrome de resistencia a las hormonas tiroideas.

Isoflavonas (fitoesestrogenos)- estas sustancias se encuentran en las proteínas de soya y son inhibidoras de la peroxidasa tiroidea (indicando que interfieren con el proceso de síntesis de hormonas tiroideas).

Pesticidas- inducen el proceso de glucoronidacion de la T4 y reducen su vida media. 






No hay comentarios.: